Aire acondicionado en oficinas: El Covid-19 podría ser su nuevo compañero de trabajo

La Organización Mundial de la Salud y consultoras colombianas en calidad ambiental al interior de edificaciones hacen un llamado para que las organizaciones revisen sus sistemas de ventilación antes de proponer retornos presenciales a las oficinas, a propósito de mayo, Mes Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo. 

 Aquellas organizaciones que por su naturaleza deben funcionar en la presencialidad, o que están retornado a ella, podrían encontrarse con que las medidas de bioseguridad para prevenir el contagio por Covid 19 no serían suficientes si las instalaciones, en las que deben laborar sus colaboradores, no tienen en óptimas condiciones sus sistemas de ventilación y aire acondicionado, en este momento en el que la calidad del aire, ahora más que nunca, debe ser 100% segura y con mucha más razón con la presencia de nuevas cepas de Covid 19 que pueden generar hipercontagios.

Ese es el llamado que realizan, a propósito del Mes Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que se conmemora en mayo, diferentes entidades como la Organización Mundial de la Salud y consultoras colombianas en calidad ambiental al interior de edificaciones. “Tenemos la certeza de que todo este proceso de vacunación contra el Sars Cov 2 nos va a traer luz en tiempos de oscuridad. Pero debemos ser conscientes de los riesgos que implica el regreso a nuestros recintos de trabajo. Uno de los más importantes a la hora de este regreso es el riesgo de transmisión del virus por vía aerotransportada, razón por la cual se deben tomar todas las consideraciones del caso que nos permitan minimizar la probabilidad de contagio del virus por esta vía.”, explica José Ignacio Méndez, presidente de #Dulcolsa, una de las consultoras en calidad ambiental que se une a este llamado de prevención, con más de 14 años de experiencia en gestión de calidad del aire, descontaminación, conservación y uso sostenible de los recursos naturales.

Los sistemas de aire acondicionado toman aire del exterior de una edificación, lo filtran y lo llevan al interior, en donde circula cierta cantidad de veces o de tiempo antes de que el sistema vuelva a tomar aire nuevo y fresco del exterior, proceso llamado recirculación. Si este proceso no está bien calibrado, el mismo aire da vueltas una y otra vez al interior de la construcción y transporta las partículas y aerosoles que alguien contagiado ha dejado en el ambiente hacia las otras personas con las que comparte oficina, incluso si se encuentran en diferentes pisos. Pero esto puede suceder no solo en oficinas sino en universidades, colegios, locales comerciales y cualquier construcción que use un sistema de aire acondicionado y en el que en su interior se encuentren personas.

De hecho, el Ministerio de Salud en la resolución 223 del 25 de febrero de 2021 establece que “La recirculación en el contexto actual puede favorecer el transporte de aerosoles con presencia del virus. Se recomienda que el sistema trabaje en el modo de máxima renovación de aire y mínima recirculación y en lo posible garantice por lo menos cuatro renovaciones del volumen ventilado cada hora. Además, que se inspeccione periódicamente que los filtros utilizados se cambien de acuerdo con las recomendaciones del fabricante y los sistemas de conductos se limpien periódicamente. En el caso de unidades centrales de tratamiento de aire a nivel de edificio o que presten servicio a varias zonas, se debe evitar la recirculación y, si es posible, el sistema de funcionar con un 100% de aire exterior.”

Y ahora, ¿qué hacemos?

La forma de funcionamiento de los sistemas de aire acondicionado y ventilación, la limpieza de ductos y la inspección de los filtros recomendada por el Ministerio de Salud debe ser vigilada y corregida por expertos en el manejo de este tipo de sistemas. En línea con las disposiciones del Ministerio de Salud, el Ministerio de Minas y Energía de Colombia, en colaboración con la Asociación Colombiana de Aire Acondicionado y Refrigeración, ACAIRE, publicó recientemente la Guía de Referencia Para la Calidad de Aire Interior (CAI) y prevención de riesgos de transmisión de Sars Cov 2, la cual, de una manera muy completa y detallada, profundiza en toda esta temática en cuestión.

Siempre debemos asumir que en nuestros recintos de trabajo algunas personas pueden ser agentes infecciosos, actuando como focos generadores del virus. Es por esta razón que se deben implementar medidas preventivas que nos permitan la vuelta al trabajo con las condiciones más seguras posibles.”, explica José Ignacio Méndez, presidente de Dulcolsa, consultora colombiana en calidad ambiental, quien, con el respaldo del Ingeniero Roberto J D´Anetra N, vicepresidente del Consejo Iberoamericano Calidad Aire Interior y presidente de la Asociación Colombiana de Aire Acondicionado y Refrigeración, #ACAIRE, realiza las siguientes recomendaciones:

  • Ventilación: El aporte de aire exterior (previamente filtrado y preferiblemente a través del sistema de climatización) al interior de los recintos nos permite conseguir altas tasas de dilución de partículas potencialmente infecciosas, acorde a la cantidad de dicho aporte.
  •  Filtración: Es claro que los sistemas de climatización convencional tienen sistemas de filtración con capacidades bajas o medias de retención y que el tamaño del virus es tan pequeño (0.1 micras) que sería imposible la retención de este bajo esas condiciones. No obstante, el virus siempre sale acompañado de fluidos corporales (saliva, flema, mucosidades, etc.), lo cual aumenta notablemente el tamaño y permite mejorar la probabilidad de retención del filtro. Lo anterior nos indica claramente que una mejora del sistema de filtración puede tener un efecto considerable en la disminución de carga viral encontrada en el ambiente.

Aunado a lo anterior, es importante reconocer la importancia de implementación de tecnologías de eliminación de microorganismos (UVC, Fotocatálisis, Ionización Bipolar, etc.) que se encuentren oficialmente certificadas y verificar que su implementación sea acorde a los requerimientos del proyecto.

Por último, es vital la verificación periódica de la calidad de aire interior en las diferentes edificaciones, lo cual nos permite, de una manera práctica y confiable, conocer las condiciones reales de la calidad del aire que respiramos al interior de nuestros recintos y, por ende, el riesgo que esto conlleva. Esto es posible gracias a dispositivos que miden la concentración de partículas nocivas en el aire en un momento determinado o según la cantidad de personas que estén dentro de la edificación, lo cual permite tomar medidas preventivas y correctivas, como, por ejemplo, controlar los aforos y calibrar los recambios de aire de los sistemas de aire acondicionado. La Norma Iberoamericana de Control de Calidad de Aire Interior de la Federación de Asociaciones Iberoamericanas de Aire Acondicionado y Refrigeración, #FAIAR es un excelente referente que nos permitirá realizar de una manera técnica dicha valoración.

Acerca de Dulcolsa.

Compañía Colombiana líder en el acompañamiento de organizaciones para su transformación sostenible por medio de soluciones integrales en calidad ambiental al interior de edificaciones, conservación del agua y gestión de residuos, con altos estándares de calidad e innovación, comprometida con el medio ambiente y con la transformación sostenible del planeta. #noticiasvital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *