SIN LÍMITES, MEDIOS IRRESPETAN A LA AUTORIDAD

Por Alvaro Morales de León

Con mucha sinceridad, y con el corazón en la mano, debo manifestarles que por no ser nada fácil a lo que me voy a referir en esta nota es mucho lo que he estado cavilando y dando vueltas para decidirme a hacerlo y manifestar mi total desacuerdo y rechazo contra las ya casi cotidianas, expresiones de irrespeto y manifestaciones de odio a través de memes y portales virtuales contra la primera autoridad del distrito de Cartagena, el Alcalde William Dau Chamatt, las cuales parecen haber alcanzado el clímax y llegado al grado sumo de la desconsideración, la chabacanería, la ordinariez y el mal gusto.

No voy a entrar en defensa del alcalde, entre otras cosas, por no me corresponde hacerlo, además, porque él puede defenderse sólo, y porque, además, recordando lo que en otras ocasiones he expresado públicamente, el pasado 27 de octubre cuando ejercí mi derecho al voto en la mesa número 3 del puesto de votación del colegio de “La Esperanza” en el barrio de Crespo, no lo hice precisamente por él, lo hice votando en blanco.

Personalmente no conozco al alcalde Dau, @Daulaw jamás he tenido una conversión con él, y obvio es entonces que de esta administración no haya recibido contrato u ops alguna que justifique o condicione mi posición de defensa no propiamente del alcalde sino de la institucionalidad, de la autoridad, pero, sobre todo, como cartagenero, la defensa de mi ciudad natal, donde nací.

Insisto, mi pronunciamiento, como hijo de Cartagena, como nacido en esta ciudad, va encaminado a que se respete la institucionalidad, a que se respete la legitimidad de una autoridad debidamente elegida, pero sobretodo, a que se respeten los derechos fundamentales, a que se respete al prójimo, y que también se respete la ética y el ejercicio del periodismo del que dijo García Márquez que era el mejor oficio del mundo.

Como es de público conocimiento, el periodista Edinson Lucio Torres a través de su Portal “Vox Populi”, por razones del fracaso político de su candidato, no ha ahorrado apelativos ni epítetos insultantes contra el alcalde Dau sobrepasando los limites hasta llegar a atreverse, sin recato, a llamarlo drogadicto, enajenado mental, mariquita empolvada, loco, homosexual, esquizofrénico, y otros más con los que podría llenar esta cuartilla.

Ante todo esto, me pregunto: ¿dónde quedó aquel Edinson Lucio Torres que yo admiraba, y el que en cierta ocasión, y para orgullo nuestro, puso su nombre como precandidato a la Presidencia de la República? ¿O dónde está ese Lucio que dicta catedra de Derechos Humanos en la Escuela Superior de Administración Pública?

Legué a pensar en cierto momento, que el amigo Edinson Lucio Torres, el periodista y defensor de Derechos Humanos, había aprendido a morigerar su mordaz estilo por el que ha tenido que dar cuenta más de una vez en los estrados judiciales. Y finalmente, al amigo Lucio le comparto lo que nos dice el apóstol Pablo: “Todos debemos respetar la autoridad del gobierno pues no hay autoridad que no venga de Dios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *