LO QUE SIGUE DEVELANDO LA PANDEMIA

Por Alvaro Morales de León

Pareciera que todo estuviera volviendo a la normalidad, pero no a la normalidad de esa incoherente frase de “la nueva normalidad” que ahora se han inventado los sabios y eruditos de la Pandemia; hacemos referencia es a los inicios, al principio de las cosas, de las costumbres, al reconocimiento de esquemas alternativos a los que no se les quería dar credibilidad, y adonde parece que nos han llevado las circunstancias actuales.

Muchos eran los que además de no creer, ni aceptar la telemedicina como una herramienta eficaz, hoy, y desde que se inició la restricción de la asistencia a los puntos de atención médica, ahora la aceptan como una valiosa herramienta y eficaz alternativa para recibir una adecuada atención médica, siendo casi como haber vuelto a los tiempos del experimentado clínico, aquel que con solo escuchar la descripción del padecimiento del paciente, era capaz de acertar en el diagnóstico.

Sobre este mismo tema de salud, cabe también preguntarnos, ¿cuándo habíamos visto que las EPS a través de sus droguerías de dispensación llevaran a domicilio los medicamentos que el médico ha prescrito? ¡¡Nunca!!

Y continuando con la salud, pero sobre todo con el de la higiene, ¿cuándo obedecimos la recomendación de bañarnos al llegar de la calle, o nos laváramos las manos con regular frecuencia, y lo mismo hiciéramos con la ropa con la que habíamos estado en contacto con otras personas, y desinfectáramos los artículos y alimentos antes de consumirlos o disponerlos en la nevera?  ¡¡Nunca!!

Estos últimos esquemas de higienización son los esquemas sobre los cuales se habían cansado de insistirnos los profesionales de los programas de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad, los P y P. ¡¡Entonces, algo bueno nos está dejando la Pandemia!!

Y en cuanto a los asuntos de la Fe, en especial a los que se refieren a las creencias derivadas del cristianismo, lo que ha sucedido en estos tiempos de confinamiento en los que no se había permitido la apertura de los Templos, no es menos cierto que lo que ha sucedido frente a los asuntos de la salud.

Finalmente, aunque es muy cierta la importancia de congregarse en los Templos, esta Pandemia parece habernos recordado lo que dicen las Escrituras a través del evangelista Lucas, que en cuanto a que Dios, el Altísimo, no es Dios que solamente habita en Templos hechos por hombres, como queriéndonos decir que también en pequeñas reuniones, en las casas, como era en el principio, ahí él también está presente, pero, sobre todo, que él está presente y vive en los corazones de sus fieles, más que en los Templos hechos de cemento. #noticiasvital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *