ENFRENTANDO LAS LIMITACIONES DE LA ARTRITIS REUMATOIDE

  • La organización de investigadores de ciencias de la salud del Reino Unido Cochrane determina que la terapia ocupacional es de gran ayuda para los pacientes con Artritis Reumatoide, pues contribuye en la realización de las tareas cotidianas como: vestirse, cocinar y limpiar con menos dolor.

La Artritis Reumatoide, cuya sigla es AR, es una enfermedad crónica que afecta principalmente a las mujeres y se caracteriza por un fuerte impacto en la funcionalidad de las articulaciones comprometidas, debido a la actividad inflamatoria que se genera sobre estas.

Las manifestaciones de la enfermedad “incluyen tumefacción (inflamación) y dolor articular, rigidez matutina, fatiga y reducción de la movilidad, lo que en conjunto disminuye la actividad física, así como el desarrollo de actividades cotidianas, afectando notablemente la funcionalidad social, incrementando a su vez el estrés psicológico y las incapacidades laborales, lo que se ve reflejado en deterioro progresivo de la calidad de vida del paciente”.

La doctora Liliana Mancipe, Médica Cirujana, especialista en Medicina Física y Rehabilitación asegura que la AR “puede afectar cualquier articulación del cuerpo, sin embargo, advierte que las más comunes son: muñecas, metacarpofalángicas en manos (“nudillos”), interfalángicas proximales en dedos, metatarsofalángicas en pies, columna cervical”.

Añade la especialista, que para los pacientes diagnosticados con la enfermedad “el dolor, la rigidez, la inflamación y en los casos severos las deformidades secundarias, pueden llevar a limitación importante en la realización de las actividades diarias, relacionadas con el ámbito laboral y social; así como el desarrollo de actividades básicas como la higiene, vestido, alimentación, entre otras. El principal reto de los pacientes es mantener un nivel de funcionalidad que le permita realizar todas estas actividades de forma independiente, sin dolor y sin lesionar las articulaciones”.

LA MANO REUMATOLÓGICA

Según la publicación “La mano reumatológica: exploración y tratamiento”, la mano reumatológica constituye una de las causas más frecuentes de atención por fisioterapia dentro de la patología reumatológica; y es “la Artritis Reumatoide, una de las afecciones más habituales, cuya alteración característica consiste en una sinovitis inflamatoria persistente que, habitualmente, afecta a las articulaciones periféricas con una distribución simétrica. El signo esencial de la AR está basado en la capacidad de la inflamación sinovial que puede producir destrucción de estructuras articulares como: cartílago, hueso subcondral, cápsula, etc.; y periarticulares como: ligamentos y tendones, que darán lugar a deformidades”.

La doctora Mancipe, afirma que “el objetivo de la rehabilitación en los pacientes con compromiso en manos es controlar los síntomas, evitar las deformidades y mantener la funcionalidad de las manos. Para lograr estos objetivos, los especialistas cuentan con diferentes opciones que incluyen:4

  • Educación al paciente sobre su enfermedad, higiene postural y modificaciones en sus actividades diarias, para evitar el mal uso de las articulaciones.
  • Dispositivos o aditamentos que ayudan a modificar la realización de sus actividades diarias; ejemplos: tenedores con mango grueso y curvo, adaptadores para esferos, elevadores para silla o para baño, etc.
  • Medios físicos que logran disminuir el dolor e inflamación, por ejemplo, la hidroterapia, el calor superficial y profundo, entre otros.
  • Dispositivos médicos que ayudan a mantener una adecuada alineación de la articulación, previniendo la aparición o la progresión de deformidades y disminuyen el dolor y/o la inflamación. Según cada caso, estos pueden adaptarse tanto en miembros superiores como inferiores y en columna vertebral.

PARTICIPACIÓN DEL PACIENTE EN EL AUTOCUIDADO

Es importante que el paciente conozca su rol en el tratamiento, el impacto de la adherencia al tratamiento, su condición de salud con más profundidad, la importancia de la toma de decisiones y sus correspondientes consecuencias, así como los resultados de adaptarse adecuadamente a una estrategia terapéutica.

Por lo anterior, la especialista en Medicina Física y Rehabilitación aconseja a los pacientes diagnosticados con Artritis Reumatoide:

  • Mantener la calma, es una enfermedad que actualmente cuenta con muchas opciones de tratamiento, las cuales permiten llevar una vida dentro de parámetros normales, siempre y cuando se realice el tratamiento de forma juiciosa e ininterrumpida.
  • Tener un estilo de vida saludable, incluyendo el ejercicio terapéutico dentro de su rutina diaria, con una dieta sana y balanceada que le ayude a mantener su peso ideal, lo cual es fundamental en estos pacientes.
  • No dejar a un lado los controles con sus médicos tratantes: el reumatólogo para seguimiento y manejo farmacológico, y el fisiatra para su plan de ejercicio y rehabilitación.

John Querubín Franco-Aguirre, Jaiberth Cardona Arias. Calidad de vida relacionada con la salud en personas con artritis reumatoide: caracterización de los estudios publicados entre 2003-2013, PDF. Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/iat/v28n2/v28n2a01.pdf. #noticiasvital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *