SENA: 63 AÑOS Y AÚN SOBREVIVE


Por Álvaro Morales de Leon

Transcurría el año 1957, y el general Gustavo Rojas Pinilla, no pudiendo sostenerse como presidente de la república ante la presión por las protestas de inconformidad por las llamadas “Jornadas de mayo”, no tuvo más alternativa que renunciar al poder aquel 10 de mayo de 1957, y además, exiliarse en España, pero antes de hacerlo, dejar conformada e instalada la conocida “Junta Militar de Gobierno” para que en calidad de instrumento de transición de gobierno siguiera gobernando a Colombia y convocara a nuevas elecciones presidenciales.

La Junta Militar funcionó hasta el 7 de agosto de 1958, y de ella, en representación del Partido Conservador, y en calidad de ministro del trabajo, hizo parte el cartagenero Raimundo Emiliani Román, a quien en honor a la verdad hay que también atribuirle la paternidad del Servicio Nacional de Aprendizaje, #SENA.

El ministro Emiliani Román creyendo en Rodolfo Martínez Tono, un joven cartagenero de escasos 30 años de edad, para la época, apadrinó la iniciativa contenida en su tesis de grado, titulada “Formación Profesional en el Marco de una Política de Empleo”, para que con ella se creara y diera vida jurídica aquel 21 de junio de 1957 al hoy sobreviviente Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, como Institución que a través de sus 63 años ha procurado la formación del talento humano para el trabajo.

Pero la incansable lucha y emprendimiento del SENA a través de sus 63 años de existencia en procura del fortalecimiento de la productividad del país bajo un esquema de administración tripartita, gobierno, empresarios y trabajadores, no ha sido fácil, y es por ello por lo que no entendemos cómo a pesar de la intromisión de la politiquería y la corrupción en la Institución ha podido sobrevivir, como no ha ocurrido con otras entidades estatales.

No sobrevivió el Incora, el cual, teniendo como antecedente al Comité Nacional Agrario, y creado en el año 1961 bajo el segundo mandato del presidente Alberto Lleras Camargo, soportó 42 años de existencia bajo las garras de la politiquería y corrupción hasta convertirse en el 2003, en el inoperante Incoder, el cual solo alcanzó a existir por escasos 12 años.

Continuando con la legendaria y amablemente conocida “Caja Agraria”, nacida en 1931, cuando nos gobernaba el presidente Enrique Olaya Herrera, y antecedida por la Caja Colombiana de Ahorros, pudo sobrevivir por 68 años, muy a pesar de los inconmensurables y permanentes saqueos del que siempre fue víctima por los políticos regionales, hasta que en año 1999 el presidente Andrés Pastrana dándole la estocada final la convirtió en el Banco Agrario, entidad muy apartada de la misión de apoyar al pequeño y mediano productor del campo.

Y así, podríamos seguir nombrando otras instituciones del Estado como el ICA, herido de muerte cuando de sus entrañas se le extrajo a la inoperante “Corpoica”, lo mismo podríamos decir del DRI o Fondo de Desarrollo Rural, de Conastil, del Banco Central Hipotecario, etc, etc.

Y si de la Regional del SENA en Bolívar nos referiremos, y no siendo para nadie un secreto de lo que ahí ha pasado, tendremos que dar cuenta que los políticos, o mejor, los politiqueros de esta región la han convertido en su parcela, en su caja menor, en su fortín burocrático y electorero, y lo peor, con la complacencia de las esferas nacionales de la entidad. Hoy en día está un ocañero que trabajó con la armada y está haciendo las cosas bien, Jaime Torrado Casadiego.

Finalmente, sin poder encontrarle explicación ni comprender como esta entidad querida por los colombianos, el SENA, ha podido sobrevivir durante 63 años, felicitamos y aplaudimos a los que luchando por ella no han permitido que la acaben ni que se la sigan robando. #noticiasvital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *