Los desafíos del Internet de las Cosas

Mientras China se consolida como potencia en la fabricación tecnológica del Internet de las Cosas (IoT), Microsoft lanza un nuevo sistema operativo diseñado para gestionarlas, en cuanto Europa intenta promover una regulación que se anticipe a sus riesgos

En América Latina #Cancún se auto declaró “polo de desarrollo del IOT” con el Centro de Innovación Sperto, mientras que en #Colombia nació el primer laboratorio para experimentación de IOT. El Internet de la Cosas es una realidad y cambiará significativamente las maneras como utilizamos la red, trayendo inmensos beneficios con sus proporcionales riesgos.

En esta nueva versión del Foro FICA Cartagena 2020, analiza todas sus dimensiones desde múltiples perspectivas: Tecnológicas, Regulatorias, de Modelos de Negocio y por supuesto, debatiremos sobre el papel que juegan los contenidos en la era la Hiperconectividad.

EXPO ANDINALINK Cartagena 2020 en la era del IoT:

“El Internet de las cosas”, no es más que la capacidad para que dispositivos electrónicos, de uso cotidiano y diferente índole, puedan estar conectados a Internet en beneficio de uno o varios usuarios, sin que se requiera para dicha conexión de la intervención humana regular y/o permanente.

“Internet de las Cosas (IC) es la red de objetos físicos a los que se tiene acceso a través de Internet. Estos objetos contienen tecnología incrustada que permite interactuar con estados internos o el entorno exterior.

En otras palabras, cuando los objetos son capaces de detectar y comunicarse, cambia la manera y el lugar en que se toman decisiones, y quién las toma. Por ejemplo, los termostatos inteligentes.” Ahmed Banafa profesor e investigado en el marco del Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza.

El IoT es cuando Neveras, lavadoras, secadoras, aspiradoras, puertas, alamas, jardines, autos, drones, cámaras de seguridad, semáforos, peajes, estacionamientos y en general todos aquellos dispositivos de uso cotidiano se conectan a Internet, buscando simplificar y automatizar su uso través de la gestión digital de sus funciones en línea y generalmente con respaldo en la nube.

 Muchos beneficios cargados de desafíos por resolver:

Seguridad:

Aunque para el ciudadano del común y los usuarios del IoT, tener todo conectado a la red y controlarlo desde su celular o reloj, es un sueño del universo de la ciencia ficción, que se hace realidad y materializa en el presente, si este sueño no se administra adecuadamente desde las perspectivas regulatorias, tecnológicas y económicas existe un muy alto riesgo de que este sueño se convierta en pesadilla.

Por una parte, tantos dispositivos conectados a Internet se convierten en un manjar servido en bandeja de plata para los delincuentes y piratas informáticos, que tratarán desde robar información confidencial o imágenes comprometedoras, hasta encender al tiempo todas las lavadoras y licuadoras de un mismo edificio durante la madrugada y por simple diversión.

La seguridad y confidencialidad de tantos dispositivos en línea representan un desafío mayúsculo para los gobiernos, fabricantes, usuarios y organismos de la sociedad civil, que tienen en muy corto tiempo la tarea de diseñar nuevos esquemas legales, pedagógicas y tecnológicos para garantizar que el IoT sea mucho más seguros y accesibles para los ciudadanos.

Es en esta vía, que Microsoft anunció esta semana que puso en marcha su nueva plataforma de seguridad y sistema operativos para IoT, el cual y de manera muy llamativa, no está basado en Windows, sino en su histórico competidor de código abierto: Linux.

El desarrollo de Microsoft se llama Azure Sphere y fue diseñado para proteger a cualquier tipo de dispositivos que se conecten a Internet.

“La revolución de los dispositivos conectados a la Red ha comenzado. Miles de millones de objetos, desde coches a semáforos, cafeteras, cámaras o bombillas conectadas a Internet.

Aquí es donde entra Microsoft Azure Sphere, una nueva plataforma de seguridad basada en Linux pensada para proteger a estos dispositivos de la amenaza de los hackers.” Juan Antonio Pascual en Computer Hoy.

Regulación:

Pero la seguridad no es el único reto que trae esta tecnología, pues existen un entramado de vacíos legales y jurídicos que demandarán una pronta regulación, pues los nuevos aparatos autónomos, muy posiblemente acompañados de la Inteligencia Artificial IA, comenzarán a convivir en nuestros espacios cotidianos, causando potenciales riesgos a los que debemos anticiparnos. 

“No está del todo claro quién debe ser considerado responsable si un aparato con IA causa daños (por ejemplo, en un accidente con un coche autónomo o por una incorrecta aplicación de un algoritmo): el diseñador original, el fabricante, el propietario, el usuario o incluso la propia IA. Si aplicamos soluciones caso por caso, nos arriesgamos a la incertidumbre y la confusión. La falta de regulación también aumenta la probabilidad de reacciones precipitadas, instintivas o incluso alimentadas por la ira pública”.

Infraestructura y Redes

Tantos dispositivos conectados a la red generarán indefectiblemente un crecimiento exponencial en el tráfico de datos, que a su vez demandará colosales inversiones en Infraestructura tecnológica, ya que las actuales capacidades de redes instaladas por las empresas de telecomunicaciones se quedarán muy cortas para ofrecer la conectividad que tantos aparatos necesitan de forma simultánea, una noticia que no cae nada bien en un sector económico altamente golpeado por el comportamiento parasitario sobre sus redes, por servicios devoradores de datos como Netflix o Youtube.

La tecnología del 5G se levanta como la gran solución para soportar las altas demandas de conectividad, pero no es tan fácil como algunos quieren hacerlo parecer, por una parte la quita generación de comunicaciones móviles demandará un despliegue de estaciones nunca antes vista, requiriendo multimillonarias inversiones en antenas y equipamiento, que demorarán al menos en América Latina su despliegue, al tiempo que Estados Unidos intenta por muchos medios de evitar que China asegure su liderazgo en este campo, lo cual generará retrasos adicionales no previstos y sobrecostos indeterminados que complicarán mucho más la consolidación de esta tecnología.

En América Latina países como Chile, Colombia y México han comenzado a planear el despliegue futuro de 5G, previendo la disponibilidad requerida de espectro y otros aspectos logísticos, sin embargo, aunque estos pasos son importantes la materialización no se dará en el corto plazo.

Respecto de las redes fijas, la Fibra Óptica ya no es la mejor solución, sino prácticamente la única viable, afortunadamente sus costos gracias a las economía de escala han bajado sustancialmente y en la región la fibra al hogar es una realidad en las principales ciudades, no obstante la tarifa plana, es decir el consumo ilimitado por parte de los usuarios sigue siendo el mayor escollo que enfrentan las Telcos, ya que por una parte deben respetar la neutralidad de red, por otro lado mantener la tarifa plana para no desacelerar las tasas de crecimiento del mercado, al tiempo que el Internet de las cosas demandará una mayor capilarización de las redes, que a su vez exigirá muchos más nodos y equipamientos que en últimas se traducen en costos adicionales para los operadores.

El Contenido de los Contenidos

La ecuación de más aparatos conectados no equivale a menos personas conectadas, por el contrario, al tiempo que los aparatos se conectan, las personas en la red también crecerán y las que actualmente ya lo están, cada vez demandarán mayores velocidades, siendo una de las mayores motivaciones el consumo de contenidos, ya sea con fines de entretenimiento, información o educación, la red necesitará cada vez de más y mejores historias, adaptadas a la variopinta segmentación de gustos e intereses de los usuarios, generando una demanda de narraciones, especialmente audiovisuales, nunca antes vista en la historia de la humanidad.

Muy seguramente plataformas OTT como Netflix, Youtube, Prime Video, Hulo y Disney serán los encargados de satisfacer estas demandas de programación, sin embargo, quedan muchas preguntas en el aire, ¿Qué pasarán con las historias y las industrias locales?, ¿Debemos imponer cuotas de pantalla en América Latina?, ¿Cómo protegemos a los niños cuando se conectan a Internet y consumen Video?, ¿Qué efectos trae el fenómeno Youtuber a nuestra cultura?

En Conclusión, El Internet de las Cosas IoT, cambiará por completo el paisaje de Internet en los próximos años, al tiempo que esta tecnología traerá inmensas oportunidades y beneficios, se cumplirá el mítico sueño de la ciencia ficción de poder controlar todo nuestro hogar desde un reloj y será imposible imaginarnos un mundo que no esté conectado a la red.

Sin embargo, como toda gran oportunidad los desafíos no son para nada menores y demandarán del esfuerzo regulatorio, económico, intelectual de muchos sectores de la academia, el gobierno y la industria, para garantizar que la implementación de la IOT beneficie a la mayoría de las personas y no solo a un pequeño y estrecho grupo de personas privilegiadas.

Estos son entre muchos otros los temas que debatimos en el Foro FICA Andinalink 2020, en la era del Internet de las Cosas. Texto: Gabriel E. Levy B. Asesor Consultor Experto en contenidos y telecomunicaciones Docente Universitario: UdeA – U Externado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *