LEGÍTIMA DEFENSA EN COLOMBIA

Por: Olga Bonivento Duchemín

Aunque no existe justificación para la violencia, la ley contempla excepciones en las que se puede eximir de la responsabilidad penal de los delitos.

Estas excepciones se encuentran tipificadas en el Código Penal Colombiano (Ley 599 de 2000), en el artículo 32.

Una de las figuras contempladas en el artículo es la de la legítima defensa, que según la abogada de la Universidad de Cartagena, Teresita Pacheco, se puede definir como un alegato para exonerar de delitos cometidos.

Para acogerse a esta figura, se debe demostrar que la agresión que se lleve a cabo era necesaria para defender un derecho propio o ajeno y debe ser proporcional a la agresión sufrida.

Artículo 32. Ausencia de responsabilidad. No habrá lugar a responsabilidad penal cuando:Se obre por la necesidad de defender un derecho propio o ajeno contra injusta agresión actual o inminente, siempre que la defensa sea proporcionada a la agresión.

Se presume la legítima defensa en quien rechaza al extraño que, indebidamente, intente penetrar o haya penetrado a su habitación o dependencias inmediatas.

La Corte Suprema de Justicia, admitió 5 elementos para admitir el alegato de legítima defensa:

  1. Agresión ilegítima o antijurídica que ponga en peligro algún bien jurídico individual.
  2. El ataque al bien jurídico debe ser actual o al menos inminente, esto es, que se haya iniciado o sin duda alguna vaya a iniciar y que aún haya posibilidad de protegerlo.
  3. La defensa ha de resultar necesaria para impedir que el ataque sea efectivo.
  4. La entidad de la defensa debe ser proporcionada cualitativamente y cuantitativamente, es decir, respecto de la respuesta y los medios utilizados.
  5. La agresión no ha de ser intencional o provocada.

La legítima defensa no es la única figura que contempla el código penal para alegar la no responsabilidad en delitos como, homicidios o agresiones personales. En el artículo 32 del código Penal se contemplan otras situaciones como eventos de caso fortuito o fuerza mayor, o el cumplimiento de un deber legal o de orden legítima de autoridad, entre otras situaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *